domingo, 14 de diciembre de 2014

Me presento...soy mamá primeriza!!

Me presento soy María, tengo 26 años, estoy en pareja y juntos tenemos una hermosa beba de 7 meses llamada Mahia (no me dejaron poner la “H” en el registro pero a mí me gusta así).

Me gustaría presentarme como una súper mama experimentada…pero no, no soy ni súper, ni experimentada. Soy mamá primeriza y como tal para mi es todo nuevo, una enseñanza día a día. Por esa razón me decidí a empezar este blog.

Quiero aprender y enseñar lo que la vida de mama me valla enseñando, con esto no quiero decir que todo lo que valla experimentando tenga que ser así, cada persona es distinta u opina diferente. No me gusta juzgar y no me gustaría que me juzguen tampoco (no le encuentro sentido) pero estoy abierta a todas las opiniones, que estén libres de maldad. Este es un camino largo, lleno de alegrías y tropiezos. “nadie nace sabiendo ser padre o madre” (frase trillada pero valida siempre)




Realmente me creí preparada para ser madre, con 25 años y ya viviendo en pareja, era lo que faltaba para ser una familia. Entonces me pregunte “¿soy suficientemente madura para cuidar de otra personita?”, me dije “porsupesto que sí”, es sencillo, a mí no me gusta dormir demasiadas horas, no me importaría estar despierta durante algunas horas de la madrugada “voy a dormir pequeñas siesta cuando ella duerma”… (Que ingenuaaa) y así muchas cosas más que se me cruzaban por la mente, las que me confirmaban todo el tiempo “estas prepara, ya es tiempo, no esperes más”.

Sinceramente no veía que en todo este asunto pudiera haber complicaciones. Se lo que están pensando “ingenua”. Es verdad subestime la maternidad, creí que habiendo tantas madres jóvenes, tantas personas… que pueden, como yo no voy a poder. Así que lo hable con mi pareja (igualmente era un sueño del cual ya aviamos hablado muchas veces) pero en esta ocasión se trataba de realizarlo. Esta demás decir que ese sueño se cumplió, aunque no fue tan fácil como lo imaginaba.


En poco tiempo quede embarazada y en ese momento comenzó mi odisea ja! (no me malentiendan, estábamos felices) me sentí muy mal los nueve meses, me bajaba la presión, me descomponían ciertas comidas u olores, vomitaba todo el tiempo (incluyendo las madrugadas), el calor del verano era lo peor… en los últimos meses prácticamente no dormía porque mi beba no paraba de moverse. Nada era lo que avía imaginado. Después de tenerla nada mejoro solo el hecho de tener a mi hermoso tesoro.